Ahorrar es una de nuestras prioridades en el día a día y es por ello por lo que solemos usar diferentes formas de ahorrar agua. Hoy te traemos un accesorio ideal para que te ayude a quitar unos euros de la factura del agua, los aireadores.

 aireadores

Los aireadores son aptos para todo tipo de grifos, ya sean grifos de cocina, grifos de baño e incluso grifos de jardín. Los aireadores ahorradores son una solución que podrás colocar en cualquier grifo de tu hogar. Pero, ¿Qué son los aireadores?

 

Aireadores, los aliados del ahorro

 

El aireador de agua actúa como un reductor, es decir, su función es conseguir reducir el caudal de agua que sale cuando se abre el grifo. ¿Qué significa esto? Pues que ni el agua salpicará ni consumiremos más agua de la necesaria.

 

Para hacer esto, el aireador introduce aire en el caudal del agua, lo que significa que el espacio ocupado por el aire, no lo ocupa el agua. Esto hará que salga menos agua de la necesaria cada vez que el grifo se abre. Además, el efecto que realizan los aireadores es inapreciable y no sentirás que el caudal del agua ha perdido fuerza.

 

Asimismo, la instalación de los aireadores es bastante sencilla y apenas te llevará unos minutos. Es más, podrás hacerlo tú mismo en los grifos que consideres necesarios. No necesitarás la ayuda de un profesional de la fontanería si lo que quieres es colocar un aireador.

 

Eso sí, antes de colocar este accesorio recomendamos realizar una inspección del estado de los grifos para comprobar que todo funciona correctamente. Igualmente, también es recomendable revisar el estado de las tuberías ya que necesitan un mantenimiento diario para evitar que se atasquen.

 

El precio de los aireadores, además, es bastante económico, por lo que no te saldrá muy caro pasarte al ahorro, sino todo lo contrario. Eso sí, tienes que fijarte bien en qué tipo de grifo tienes en casa para poder escoger el aireador adecuado. No todos son iguales ni todos sirven para todos los tipos de grifos.

 

Tipos de aireadores

Tipos de aireadores

  • Aireador con sistema start-stop: este tipo de aireador es bastante útil y sencillo de usar. Contiene una pieza pequeña que abre el paso del agua, o lo cierra, con solo presionarla. Resulta muy cómodo cuando tienes solo una mano para accionar el agua del grifo.
  • Aireador flexible: es ideal para las cocinas ya que está formado por una manguera bastante flexible.
  • Aireador de diámetro pequeño: apto para los grifos más pequeños.
  • Aireador para grifos que no tienen rosca: existen ciertos tipos de grifos que no disponen de rosca. Para ellos está el aireador para grifos sin rosca ya que cuentan con un adaptador para que puedas colocarlo sin ningún tipo de dificultad.

 

Así que si quieres empezar a ahorrar, opta por los aireadores. Son accesorios económicos, de fácil uso y muy fáciles de instalar, así que, ¿Por qué no empiezas a ahorrar con los aireadores? Recuerda que si tienes algún tipo de duda acerca de estos accesorios de baño, puedes consultarlo con tu fontanero de confianza.

 

Compartir