Averías más comunes de los porteros automáticos

 

Los porteros automáticos nos han cambiado la vida. Seguro que todos recordáis los antiguos telefonillos y la típica frase de ‘¿Quién es?, Soy yo’, ¿No es cierto? Esos telefonillos que no mostraban quién estaba en la otra parte de la puerta. Hoy en día, con los porteros automáticos y los videoporteros esto ha cambiado radicalmente ya que ahora podemos ver quién nos está llamando.

Ahora bien, como con todo, este tipo de aparatos eléctricos también pueden tener sus contratiempos y es por ello por lo que hoy vamos a conocer las averías más comunes de los porteros automáticos y a los videoporteros.

Averias más comunes de los porteros automáticos

 

  1. El portero automático no suena al llamar. Esta es una de las averías más comunes y que más nos pueden frustrar ya que no sabemos si el telefonillo funciona o no funciona. Nosotros estamos ahí, pulsando el botón y esperando a que alguien abra la puerta, pero nadie abre y el botón no suena. Esta avería suele ocurrir por una mala programación en alguna de las partes de la instalación, en el pulsador o en la vivienda en general.
  2. El telefonillo no abre. Seguro que a alguno de vosotros le ha pasado que por más que pulsa el botón de abrir la puerta, no abre y tenéis que bajar a abrir vosotros mismos. Este fallo se encuentra habitualmente en los cables de transmisión y apertura del telefonillo, que no están bien conectados o que tienen algún tipo de rotura.
  3. No se escucha nada por el telefonillo automático. ¿A quién no le ha pasado que ha estado hablando por el telefonillo y la persona del otro lado no lo ha escuchado? Seguro que a muchos de vosotros. Esta también es una de las averías más habituales, que solo uno de los intermediarios escuche lo que el otro dice. El fallo de esto suele estar en la placa de la calle, pero hay que revisar bien todas las conexiones para comprobar que no hay ningún otro tipo de fallo que no te deja escuchar al otro lado del telefonillo.
  4. El portero automático emite un chirrido al acercarte. Este prolema es muy sencillo y es que es probable que tengas puesto el volumen demasiado alto. Para solucionarlo tan solo hay que regularlo a gusto personal.
  5. El videoportero no muestra bien las imágenes. Tener un videoportero y que este no consiga transmitir adecuadamente la imagen a través de la pantalla es un verdadero lío. Tendrás que revisar todas las conexiones y llamar a un técnico especialista, como los chicos de Aquielectricistas, para solucionar este incidente ya que tener un videoportero para no ver quién está detrás de la puerta no es algo deseable.

Estas son las averías más comunes de los telefonillos, los porteros automáticos y los videoporteros, ya sean más antiguos o más modernos, todos pueden tener estos problemas. Si necesitáis resolver cualquier tipo de duda o instalar un videoportero para facilitar la identificación de las personas que llaman a casa, no dudéis en contactar con nosotros, los especialistas en electricidad de Aquisoluciones.

Compartir