consejos para ahorrar en calefacción

Las bajadas y subidas de temperatura suponen un gasto extra en la factura de la luz. Esto se debe a que no se regula correctamente la calefacción del hogar, siempre se tiende a poner más grados de lo necesario, cuando 21 grados es la temperatura perfecta para poder calentar un hogar.

Aún así, con la subida de la luz, los gastos en luz y en calefacción subirán de forma drástica en los próximos meses. Por ello vamos a dar diez consejos para ahorrar en calefacción y que la factura del mes siguiente no tenga un cambio tan drástico, especialmente ahora que estamos en plena ola de frío.

Diez consejos para ahorrar en calefacción

 

  1. Extrae el aire de los radiadores. Pugar o sacar el aire de los radiadores es fundamental para ahorrar en calefacción. Hay que tener en cuenta que dentro de los radiadores se suelen acumular pequeñas burbujas de aire que no dejan pasar correctamente el calor. Esto significa que se sube la temperatura del radiador y que se gasta más. No olvides sacar el aire de los radiadores una vez al año.
  2. Mantén una temperatura media. No sirve de nada tener la calefacción a tope e ir en mangas cortas por casa. Siempre es preferible mantener una temperatura media – los 21 grados que hemos comentado antes – y llevar una manga larga dentro de casa. Además, de este modo, al salir a la calle de repente, no sufriréis un cambio de temperatura tan drástico.
  3. Programa el tiempo encendido. Dejar la calefacción puesta todo el día sin estar en casa no sale nada rentable, sino todo lo contrario. Es por eso por lo que recomendamos dejar programado el programa para que se active una media hora antes de llegar a casa. De este modo encontraréis la casa confortable y no habréis gastado demasiado.
  4. No calientes las habitaciones vacías. Hay estancias en los hogares que no se usan muy a menudo, es más, puede que no entréis allí en varios días. Cierra la llave de los radiadores de estas habitaciones y actívalos solo cuando sea necesario. De esta forma podréis ahorrar una gran cantidad de dinero al final del mes.
  5. No cubras los radiadores. Colocar un mueble cerca del radiador puede hacer que las habitaciones no se calienten tan rápidamente. Esto quiere decir que se subirá la temperatura y que se gastará mucho más. Deja el radiador libre para que pueda desprender todo el calor necesario para calentar la casa.
  6. Apaga la calefacción por la noche. Exceptuando los casos de frío extremo, no es necesario mantene la calefacción encendida por la noche. Podéis dejar la del dormitorio principal encendida si sois muy frioleros, pero apagad el resto de la calefacción del hogar para ahorrar un poco más en la factura de la luz.
  7. Revista el aislamiento. Si aún teniendo la calefacción encendida sentís frío en casa, puede que vuestro sistema de aislamiento no esté funcionando como es debido. No olvides revisar el aislamiento de las ventanas ya que es uno de los causantes de la pérdida del calor.
  8. Revisa tu caldera. Un buen mantenimiento de caldera asegura un funcionamiento a pleno rendimiento y evitará incidencias futuras. Recuerda revisarla una vez al año para evitar posibles dificultades.
  9. Cambia tu antigua caldera por una de bajo consumo. Es cierto que colocar una caldera de bajo consumo puede suponer un coste superior al deseado, pero a la larga notaréis una reducción muy importante en la factura de la luz. No olvidéis consultar vuestras duda con los especialistas de Aquielectricistas, ellos podrán ayudarte con tu caldera nueva.
  10. Compara precios. Una de las mejores formas de ahorrar es comparar los precios que existen actualmente en el mercado. No te conformes con la compañía de siempre y echa un vistazo a las ofertas que otras compañías te están ofreciendo. Es posible que tengas la posibilidad de ahorrar mucho más en tu factura del mes y tú no te hayas enterado.
Compartir