Pequeñas reparaciones

Realizar pequeñas reparaciones en el día a día es algo habitual en los hogares. Es por ello por lo que es imprescindible tener algunos trucos bajo la manga para estos momentos. Una de las reparaciones que hay que aprenderse de memoria es la de clavijas, enchufes e interruptores. Este tipo de averías son muy comunes y por ello vamos a aprender a solucionarlas.

Clavijas

Lo primero que debemos hacer para reparar una clavija es retirar el tornillo con un destornillador pequeño. A continuación se aflojarán los tornillos que retienen los conductores en los alojamientos de cada espiga para retirarlos. Seguidamente se deben conectar los terminales a los alojamientos de una nueva clavija de las mismas características que la anterior. Aprieta ahora los tornillos de sujeción. Por último hay que insertar las espigas en el espacio destinado para ellos para poder unir las dos mitades de la clavija.

Es una tarea bastante sencilla que podréis realizar vosotros mismos en casa con un poco de maña y paciencia. Claro que si notáis que ese no es un trabajo para vosotros podéis llamar a un técnico profesional de Aquísoluciones para que ayude con estas pequeñas reparaciones.

Enchufes

Un enchufe podemos retirarlo por dos motivos, o bien porque su funcionalidad ya no es suficiente o bien porque se ha quemado por una sobrecarga de intensidad. En cualquiera de los casos, lo primero que se debe hacer es cortar la corriente del circuito y retirar el fusible. A continuación se deberán quitar los tornillos que mantienen la placa sujeta a la caja.

Después de lo anterior se debe desconectar los terminales de los conductores de los bornes que están situados en el dorso de la placa. Seguidamente se deben conectar los conductores a los bornes del nuevo enchufe. Sin importar el orden. Se coloca el fusible de nuevo en su lugar y se conecta la corriente. Por último se vuelve a conectar los conductores restantes y montar la placa metálica y la protección del enchufe.

Interruptores

Es muy importante desconectar el interruptor general antes de desmontar la tapa. Una vez lo hayáis hecho ya podéis proceder a desmontarla y a retirar el fusible. Si un interruptor se calienta hay que empezar por comprobar si los terminales de los conductores están bien sujetos en su emplazamiento. Si lo están y aún así se siguen calentando es que la pieza está deteriorada.

Para proceder con su sustitución se debe desconectar el interruptor principal y retirar el fusible. A continuación hay que retirar los tornillos que retienen la palanca y retirarla. Se sueltan los terminales de los conductores de los bornes del interruptor y se deben cortar y desnudarlos si estuviesen estropeados.

Conecta los terminales de los conductores a los bornes del nuevo interruptor y luego vuelve a colocar la placa en la caja doblando el cable que sobra en su interior. Atornilla la placa de la caja, pon el fusible en su lugar y conecta el interruptor general. Un detalle importante es que os aseguréis que el nuevo interruptor tiene las mismas características que el antiguo.

Estas explicaciones para pequeñas reparaciones son geniales para tenerlas a mano ya que no se sabe cuando harán falta. Una clavija, un enchufe o un interruptor puede fallar en cualquier momento. Claro está que si no os atrevéis tenéis los servicios de nuestros electricistas profesionales. No dudéis en contactarnos si queréis cualquier tipo de arreglo o instalación.

Compartir