Reparar la junta del lavabo 

El paso del tiempo y el uso se van desgastando los materiales que se colocan en un principio. Uno de esos materiales son las juntas de siliconas que se colocan en el lavabo. El uso diario que se le da al lavabo hace que las juntas de silicona se ensucien y se gasten, por mucho que intentéis mantenerlas siempre limpias. El paso del tiempo pasa para todos, incluso para las juntas.

Es por ello por lo que, de vez en cuando, es necesario reparar la junta del lavabo y dar un lavado de cara al cuarto de baño y es que, con este simple cambio, el baño parecerá nuevo. Es una reparación muy sencilla que podréis hacer solos en casa aunque, si lo creéis necesario, podéis contar con fontaneros Valencia de Aquisoluciones para realizar la reparación.

Lo primero que se debe hacer para reparar la junta del lavabo es retirar la mayor parte del viejo cordón de silicona con la ayuda de un corte muy afilado. Cuidado a la hora de hacer el corte, para más seguridad siempre recomendamos usar unos guantes.

Después de esto se deben eliminar los restos que se hayan quedado tanto en el lavabo como en los azulejos de la pared. Esto es importante para garantizar una limpieza absoluta en esta parte del cuarto de baño. Podéis usar un trapo con lejía por la zona para que se elimine por completo. Además, haciendo esto también se está evitando la aparición de hongos indeseados, por lo que siempre es recomendable hacerlo.

El paso siguiente será deliminitar la zona en la que vamos a usar la silicona. Pon cinta de carrocero, o la que prefieras y tengas a mano, tanto en los azulejos como en el lavabo, de esta forma quedará el hueco perfecto para realizar la reparación. Acto seguido aplica una buena cantidad de silicona con la pistola. Nosotros recomendamos siempre usar una silicona neutra, sin olor y resistente al moho, de esta forma os durará mucho más tiempo.

Seguidamente deberás extender el producto y alisarlo con mucho cuidado. Para ello puedes humedecerte el dedo en agua con jabón y así no se te quedará pegada la silicona a las manos. También tienes la opción de usar unos guantes de silicona para hacer esta reparación, todo depende de qué te resulte más cómodo.

Para terminar este proceso debes quitar la cinta de carrocero y esperar a que el producto se seque para que quede perfecto. De esta forma tan sencilla habrás realizado la reparación con total éxito, ¿No es genial?

Ya veis que es un proceso muy sencillo y que apenas necesitaréis materiales para hacerlo, por lo que no tendréis que gastar tanto dinero en este proceso. Lo que sí recomendamos siempre es comprar una silicona de alta calidad ya que, de este modo, durará más en el tiempo y no tendrás que hacer esta reparación a cada poco.

Si tienes alguna duda puedes contactar con nosotros para poner fin a ella. No olvides que estamos siempre disponibles para ti y para realizar cualquier tipo de reparación. No dudes más y llámanos, estaremos encantados de atenderte.

Compartir